¿Qué son los sesgos de respuesta y cómo evitarlos en tu encuesta?

Los sesgos cognitivos se refieren a ideas que nos hacen ser parciales. Estos pensamientos, junto con ciertas circunstancias externas, crean lo que se conoce como sesgos de respuesta.

Los sesgos de respuesta ocurren en el contexto de un experimento social o un estudio sobre un conjunto de la población, y son desviaciones o diferencias sistemáticas entre respuestas que cumplen cierto estándar de honestidad y racionalidad, y respuestas que no lo cumplen.

Para que la información recogida por nuestra encuesta sea confiable, esta debe tener (entre otras) dos cualidades importantes: honestidad y calidad de la fuente.

Cuanto menores sean los sesgos cognitivos en un grupo de encuestados, más honesta será la información que proporcionen, y cuanto menores sean los sesgos de tipo muestral (esto es, cuanto mejor cumplan los participantes con las características demográficas de nuestra población objetivo), la información que recogeremos tendrá una calidad mayor.

Una encuesta que arroje información honesta desde la fuente correcta tendrá un sesgo de respuesta bajo y resultados confiables.

Sesgos en la encuesta

¿Qué sesgos cognitivos se pueden dar y cómo podemos evitarlos?

El sesgo de consentimiento, o “decir siempre que sí”

Es un tipo de sesgo de respuesta en el que los encuestados tienen la tendencia a estar de acuerdo con todas las preguntas. Puede darse por la predisposición de ciertas personas en ciertos momentos a no ser críticos y a no cuestionar el status quo. La estrategia para evitarlo está en la forma de redactar tu encuesta. En tus preguntas puedes poner situaciones contrastantes de tal forma que todas aparezcan igualmente deseables, y así estimular el juicio crítico de tus encuestados.

Características impostadas

Los participantes alteran su comportamiento o respuesta natural sólo por estar conscientes de que están participando en un estudio. Esto puede ocurrir cuando los participantes buscan el propósito de éste, adaptando sus respuestas a un determinado objetivo, o también puede ocurrir cuando los encuestados adoptan comportamientos vistos por ellos como los apropiados para un contexto experimental. La estrategia para evitarlo está en procurar que tanto los canales de la encuesta como el contenido de la misma sean lo más casual y familiar posible.

Respuestas extremas

Es la tendencia a seleccionar solamente las opciones más extremas disponibles en la escala numérica, por ejemplo, cuando el encuestado responde sólo unos o cincos en una escala del 1 al 5 en cada pregunta de una encuesta de satisfacción. Se ha observado cierta predisposición tanto cultural como de nivel educativo a este tipo de sesgo, por lo que en la medida en que tu población objetivo lo permita, es conveniente que tu demografía sea multicultural y de nivel educativo variable, a fin de disminuir la posibilidad de este tipo de sesgo.

Sesgo de aceptación social

Es la influencia a un participante a negar características poco atractivas y suscribir características socialmente aceptadas. En otras palabras, impulsa a un participante a responder una encuesta de una forma que lo haga parecer más atractivo para el experimentador. Cuando la anonimidad de tus participantes sea una posibilidad, garantízala para que se sientan más inclinados a responder honestamente. Otra cosa que puedes hacer para evitar este tipo de sesgo es redactar tus preguntas de tal forma que varias opciones parezcan neutrales o igualmente aceptables.

¿Cómo crear una encuesta sin sesgos muestrales?

 

Responder encuesta

Reglas de descalificación

La lógica de pregunta y lógica de página son términos que podrían usarse indistintamente para hacer referencia a cualquier condición capaz de filtrar participantes o preguntas. Uno de los propósitos de usar estas condiciones es eliminar sesgos de respuesta al evitar que participantes “no calificados” respondan.

Antes de hacer llegar tu encuesta a los diferentes participantes, debes tener definida una lista de características que describan a la población que encuestarás, también conocida como población objetivo. La calidad de los resultados de tu encuesta se basará en el grado en que tus participantes cumplan las características predefinidas de tu población objetivo. ¿Qué tan seguro estás de que las personas que están participando en tu encuesta pertenecen a dicha población?

Para filtrar o dejar fuera participantes no deseados en tu estudio, puedes hacer varias preguntas preclasificatorias al comienzo de tu encuesta, diseñadas para confirmar que tu encuestado corresponde a tu población objetivo, y definir reglas de descalificación que se activen cuando un participante no cumpla con las características predefinidas. Por ejemplo, puedes estar interesado en descalificar de la encuesta —o no mostrarles determinadas preguntas— a las personas cuya edad se encuentre fuera de determinado rango.

La aleatorización de las preguntas

Otro tipo de sesgo relacionado con la poca representatividad de una muestra es el que se produce por un patrón de abandono de la encuesta, a determinada altura de la misma, como resultado de la fatiga. En esta situación, un grupo determinado de preguntas —por lo general hacia el final de la encuesta—, dejará de ser respondido una y otra vez sistemáticamente. Cuando esto ocurre, un grupo determinado de preguntas carecerá de suficientes respuestas, y sólo un subconjunto de la población será el que predominantemente responderá dicho grupo de preguntas, haciendo que sus respuestas pierdan representatividad.

Una manera de evitar este sesgo consiste en reordenar aleatoriamente tanto páginas, preguntas, y opciones en tu encuesta. Hacer aleatorización ayuda también a disminuir el sesgo que se produce como resultado de pensar y responder una serie de cuestiones planteadas en un determinado orden (sesgo de orden).

Cierto grado de abandono ocurrirá en toda encuesta. El beneficio principal de la aleatorización de páginas, preguntas y elementos en tu encuesta es distribuir el potencial efecto del abandono a lo largo de toda la encuesta.

Control de duplicados

Por último, puedes evitar el sesgo de respuesta causado por encuestados duplicados. Este se da si un participante responde a tu encuesta más de una vez, contándose su opinión varias veces como si proviniese de diferentes personas. La protección en este caso evitará que un participante regrese a una encuesta después de haberla respondido.

 

Si necesitas un software para la creación de tus encuestas, con múltiples funcionalidades para evitar estos sesgos, visítanos en e-encuesta.com o contáctanos a administracion@e-encuesta.com

Deje un Comentario

Comentario (obligatorio)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (obligatorio)
Correo electrónico (obligatorio)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.